Los alumnos de primero de EPO han trabajado junto a sus padres la “técnica del caracol” para una buena gestión emocional.